Crea tu espacio

 

“El espíritu no es algo que esté fuera de la materia, fuera del cuerpo o fuera de la realidad real, sino algo que está dentro, que inhabita la materia, el cuerpo, la realidad y les da vida, les hace ser lo que son; les llena de fuerza, los mueve, los impulsa; los lanza al crecimiento y al creatividad en un ímpetu de libertad. El espíritu no es otra vida, sino lo mejor de la vida, lo que le hace ser lo que es, dándole claridad y vigor, sosteniéndola e impulsándola”. (Casaldáliga y Vigil).


Todos podemos conectar con nuestro parte más espiritual, tú también. Solo tienes que encontrar la práctica que se adapta mejor a tu manera de ser.


Esta semana te propongo que crees un espacio de interioridad o un espacio para tu espiritualidad.


Puede ser una libreta pequeña en el bolso, el bloc de notas de tu teléfono o tablet, la imagen de la pantalla de tu teléfono móvil o físicamente en tu casa, un espacio en la mesita de noche o en una repisa... Un espacio íntimo en el que se pueda escribir o colocar elementos que permita hacer visible aquellas cosas que tú crees que forman parte de tu espiritualidad y necesitas tenerlas cerca en estos momentos.


Siéntete libre para crearlo… Igual ya lo tienes… Lo importante es que sea un espacio que te permita hacer presente lo que te reconforta, lo que te da fuerza, lo que forma parte de tu identidad, de tus valores, lo que es importante en tu vida, lo que te da sentido, etc.…


No importa cómo sea ni donde sea. Ese será tu espacio, un espacio donde podrás permitirte entrar en contacto con tu propio mundo interior, un espacio sagrado, con tu espiritualidad, con tu corazón.


Puedes poner algún elemento que te recuerde a tus seres queridos. A los que ya no están y quieres mantenerlos en el recuerdo. O tal vez algo que represente su legado, el que tú sientes que ya forma parte de ti.


Te invito estas semanas a que trates de descubrir que necesitas poner en el centro de este espacio de espiritualidad, qué ideas, qué recuerdos, que emociones, planes, sueños, penas, preocupaciones… Lo bueno y lo malo que ahora sientes que ocupa tu vida. Trata de identificarlo, de poner nombre a lo que siente…


Nuestra espiritualidad se compone de todo eso…


Y trata de poner en el centro lo que ahora te da fuerza, lo que te sostiene. Piensa estos días cuantas cosas tienes que te pueden sostener en estos momentos…


Te invito a que visites este espacio íntimo y sagrado, y que lo vayas nutriendo de todo aquello que te reconforta. Que sea un espacio vivo…

 

¿Te gustaría tener más recursos?

 
 

Únete al programa Sumballein y recibe semanalmente contenido creado por nuestro equipo de expertos

UNIRME