Esto te puede ayudar

 

En estos momentos tan duros es difícil encontrar palabras y gestos de consuelo que te pueda ofrecer. Parece que el dolor nos quiebra y ahoga, que la vida, la que venía siendo
hasta ahora, se ha parado de repente.


Nos cuesta aceptar que somos tan frágiles y vulnerables, y nos cuesta encontrar el punto de anclaje que nos permita sostenernos ante el sufrimiento. Al cansancio físico y psicológico, se suma también el dolor espiritual. Quizás el que más nos duele, el no entender, el no aceptar, el no encontrar el sentido…


Pero este tiempo, a pesar de su dureza, también se presenta como una oportunidad de crecimiento. Un sufrimiento que no es en balde porque rememora todo lo bueno vivido y compartido, y porque nos permitirá crecer.


Hoy te propongo recuperar ese punto de anclaje desde la dimensión espiritual para poder afrontar el dolor. Ante lo desconocido, ante el misterio de la muerte, ante algo que no podemos comprender, necesitamos dar paso a “otras cosas” que quizás hasta ahora no las habíamos tenido presentes.


La espiritualidad es una dimensión más de la persona, ya nadie lo cuestiona.


Resulta difícil de definir, no obstante podemos aproximarnos a través de algunas definiciones:


La espiritualidad como…


“Un fenómeno que no es material por su naturaleza sino que pertenece al
reino de las ideas
surgidas en la mente de los seres humanos,especialmente
las ideas que ennoblecen”
(OMS, 1983)


La espiritualidad es un movimiento de búsqueda personal en tres direcciones:
hacia el interior de uno mismo en búsqueda de sentido; hacia el entorno en
búsqueda de conexión y hacia el más allá en búsqueda de la trascendencia
.
Se asocia también al desarrollo de unas cualidades y valores que fomenten el
amor y la paz
” (SECPAL)


"La espiritualidad, constituye pues el centro del ser humano, afecta a la totalidad de sus dimensiones incluida la corporalidad y la relación con el conjunto de la realidad, es decir, con el mundo material” (Izquierdo, 2007).


Todos tenemos espiritualidad, aunque cada uno la desarrolla y la vive de forma
diferente.


Esta semana, queremos invitarte a recuperar la conciencia de esa espiritualidad, sea cual sea. Queremos invitarte a encontrar un espacio más en el que apoyarse, en el que sentirse reconfortado/a, en el que descansar el dolor y el sufrimiento para que dentro de un tiempo, sea un espacio de donde recuperar la esperanza, la paz, la quietud…


Trata de recordar momentos en los que has conectado con tu dimensión espiritual…


Momentos en los que…
- Me gustó ayudar a los otros …
- Seguí mi intuición y me fue bien…
- Perdoné/ me sentí perdonada y me sentí bien…
- Realicé aquello que me hacía feliz…
- Le puse buen humor a una situación para hacerla más llevadera…
- Miré la belleza de un paisaje y me emocioné…
- Leí una poesía y le encontré un sentido especial…


¿Dónde más se expresa tu espiritualidad?
¿En qué momentos de tu vida la has sentido?
¿Cómo puede ayudarte ahora?

 

¿Te gustaría tener más recursos?

 
 

Únete al programa Sumballein y recibe semanalmente contenido creado por nuestro equipo de expertos

UNIRME